Contacto

"Vocación es un darse a Dios, con tal ansia, que hasta duelen las raíces del corazón al arrancarse" Beato "Lolo"







Me agradará enormemente compartir vuestras alegrías, pero mucho más lo hará el que podamos superar juntos las dificultades que se nos presenten en la que, sin duda, será la mayor aventura de nuestras vidas. Para ello podeis escribirme cada vez que lo deseeis a escalandolacima@gmail.com




martes, 28 de diciembre de 2010

HABLA AL CORAZÓN DE MI PUEBLO

Premio Habla al corazón de mi Pueblo 2010

El blog "Sed Consolación Jóvenes Misioneros" ha repartido el premio "Habla al Corazón de mi Pueblo" para todos los blogueros. Por ello me sumo a esta iniciativa en estas fechas.

En Navidad todos comemos cosas especiales, cantamos, vemos el cambio de año... Es la tradición. Siguiendo esa tradición jugamos a la lotería especial que hay en estas fechas y nos reunimos con la familia. La tradición es uno de los pilares fundamentales de la Iglesia. Pero no es el único.

Por suerte nos está tocando vivir un tiempo histórico dentro de la Iglesia en el que unos piensan que es más importante la tradición y otros que es más importante la Gracia del Espíritu. Esto nos lleva a situaciones realmente ridículas pero, en muchos casos, dolorosas. Os contaré dos historias reales de dos sacerdotes amigos.

El primero de ellos siempre recurría a la tradición para justificar casi todas las cosas. Así, las celebraciones eran más o menos solemnes... ahí se quedaba la cosa. Se fueron creando problemas diarios propios de una parroquia que no supo resolver pues eran "situaciones nuevas". Al final todo reventó y mucha gente sufrió.

El segundo de estos sacerdotes era lo que muchos llaman "un cura del Espíritu". Todo basado en las inspiraciones del Espíritu, desde la forma de celebrar la Eucaristía hasta la relación con los hermanos. Rápidamente tomó una gran fama. A los 3 años dejó el sacerdocio porque conoció a una chica y no hallaba Gracia alguna del Espíritu Santo.

Hermanos: todo el Cristo. Con esta frase resumo muy bien lo que muchos llaman "trabajar por el Reino". ¿Cuántos sacerdotes llevan a Cristo al corazón del Pueblo de Dios? Más aún, ¿nos preocupamos nosotros de que Cristo nazca cada año a nuestro alrededor? Si la respuesta es no, a reflexionar toca. Si no llegamos a los corazones o bien estamos siendo demasiado inflexibles o bien demasiado flexibles. En ambos casos, sólo tradición o sólo Gracia, hay poca profundidad a la hora de vivir la fe, la relación con Dios. Por eso, hermanos, no hagamos de esta Navidad un rito aprendido o una fecha en la que sólo miramos al cielo. Consigamos "hablar al corazón del Pueblo de Dios.

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡FELIZ NAVIDAD HERMANOS!



"VINO A LOS SUYOS Y LOS SUYOS NO LE RECIBIERON"
(Jn 1, 11)




miércoles, 22 de diciembre de 2010

Estoy desconcertado, Padre

"Estoy desconcertado, Padre. Descubrí que estabas dentro de mí y allí te comencé a edificar tu templo. Es pequeño, lo pequeño que da de sí todo mi corazón. Me vacíe con dolor y sufrimiento. Me reconfortabas a cada instante. Y pusiste tu Morada allí. Como ya hiciste en Belén: un lugar pobre y sucio. Como hiciste en la Cruz: un lugar sin nada que ofrecerte más que pesar y sufrimiento. Pero amas ese lugar. Estoy desconcertado, Padre. "


Todos los que nos sentimos llamados a la vida consagrada vemos en Belén algo más que un lugar histórico o sagrado. Para nosotros, o al menos para mí, es un ejemplo de respuesta a Dios. Fijaos, hermanos, como es allí donde se le dijo NO al Jesús y, sin embargo, es allí donde decidió nacer y fijar su segunda morada en la Tierra. Es algo sobre lo que es muy necesario reflexionar. Por eso durante estos días todos los post irán dedicados a compartir con vosotros mis pensamientos y sentimientos.

Os encomiendo a María, la que supo esperar al Señor.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Punto tras punto

¡Feliz Adviento, hermanos!

Disculpad esta ausencia pero un familiar ha sido operado y estoy cuidando de él. Ya sabéis como son las enfermedades y los postoperatorios.

Hoy, tan sólo, paso para felicitaros el Adviento y compartir con vosotros alguna de mis reflexiones para este tiempo. Quizá por las circunstancias personales puedo hablaros de:

- Cultivar la PACIENCIA, tan necesaria para la ESPERANZA.

- Aceptar los contratiempos de la manera mas HUMILDE posible.

- Abrigar el corazón con muchos SACRIFICIOS pues de otra forma ante cualquier dificultad decae la VOLUNTAD.

- Ser diligentemente ALEGRE.

Estos son los puntos sobre los que he apoyado esta primera semana de Adviento. Creo que pueden ser de mucha ayuda.

Para concluir, me gustaría contaros una práctica que realizo en este tiempo. Cada una de estas cuatro semanas las dedico a mirar al cielo y a los hermanos y corregir todo aquello que me separa de Cristo. Por eso, la primera semana siempre la dedico a meditar y meditar sobre la Virgen. Miraros en Ella, hermanos, se puede alcanzar la Gracia.

Vamos juntos a ser santos, ¿hay algo mejor que ser de Dios?

domingo, 21 de noviembre de 2010

Y descubrí el Reino de Dios...

"Encontré al Rey, ¡lo encontré! Tarde unos días, pero al final di con él...¿Duro? Sí, el viaje fue algo difícil. Nunca me había dirigido una estrella...aunque bien pensado, ¡nunca había tenido a Dios cara a cara! He de reconocer que al principio nos quedamos soprendidos: no estaba en el palacio. ¿Un Rey sin palacio? Pero, al llegar a Belén lo comprendí todo: el Rey de los corazones, de las almas, venía para llegarr a todo el mundo y comenzó naciendo en sitios peores que los más humildes. Toda mi sabiduría no me valió de nada, me cambiaron los esquemas. Este Dios es verdaderamente Dios."

"Lo vi claro, pero me costó. Llevábamos allí todo el día. Hacía frío. Además, estábamos acostumbrados. ¿Por qué iba a ser esta vez diferente? Muchos falsos mesías habían sido crucificados, otro de tantos... Sin embargo, no paraba de leer el letrero: Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos". Rey... Desde luego aquel hombre nunca se había portado como un rey normal. Y en el interrogatorio dijo que su Reino no era de este mundo... ¿Y si este rey si que era el único Rey? Pero todo se oscureció... temblé, todos lo hicimos...menos Él. No se había quejado lo más mínimo. Sólo palabras de aliento a los suyos. Incluso pidió perdón por nosotros... Murió. Y fue entonces cuando me dí cuenta: ¡Rey de las almas! El Hijo de Dios..."

"Como bien dices, la misión es algo más que construir pozos. Todo es diferente de cuanto pensáis. Recuerdo aquellas horas delante de este mismo Sagrario. Todo resonaba igual: Dios en los pobres, Dios en los últimos... Cuando dí el paso, me ordené y allí que me fui, a las misiones. Y fue allí, en la desesperación de los primeros días, donde comprendí que mi misión transcendía las bolsas de arroz. Mi misión, la Misión, era dar a aquellos hombres la Esperanza de la Vida. No era otra cosa que mostrarles quien era el Rey de sus corazones. Sólo así, comprendí, podré llegar a más. Un kilo de arroz alimenta para unos días. La Palabra de Dios para la Vida eterna. Y descubrí el Reino de Dios..."

¿Te acuestas cada noche extenuada porque no has parado de trabajar para hacer más posible el Reino de Dios? Trabaja, alma mía, mente, corazón... Recuperad fuerzas por la noche, que mañana, si Dios quiere, nos espera un gran día: otra oportunidad para hacer que CRISTO REINE.

martes, 16 de noviembre de 2010

Acequias

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios,

el Altísimo consagra su morada. (Sal 45)


¿No será tu vocación ser parte de esta acequia? Pues si el Espíritu de Dios es el agua que sacia la sed de nuestro corazón, ¿no seremos nosotros la tierra por la que discurra? Y cuanto más grande sea la acequia, a más almas regará. ¿No será tu tierra demasiado dura? La azada del Señor es dulce. Te quitará toda la broza y te vaciará. Sólo así podrá llenarte. Dejarás que Dios llegue a todos porque en ti vive, en ti permanece y en ti discurre. Y el Altísimo consagrá su morada en ti. Y será el tu Refugio y tu serás su morada.
Se acequia, hermano. Seamos acequia.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El momento más dichoso

Dichosas sean las flores
que estaban en tu jardín
el día que nuestro Dios
te escogió para Sí.

Dichosos sean los astros,
dichoso sea el sol
que iluminaron la escena
en la que te habló el Señor.

Quien fuera por un momento
como aquel ángel Gabriel
para hacerte la pregunta
"¿Quieres portar el Bien?"

"Pequeña María, salve,
llena de Gracia estás,
no temas, vengo del cielo
el que Señor te quiere hablar."

Fue entonces cuando tus ojos
dieron paso a Jesús
y ya nunca lo dejaste
hasta la muerte en Cruz.

Tú que no esperabas
Visita tan hermosa
entregaste tu vida
a la Causa más grandiosa.

Esclava del Señor,
bendita Madre mía,
ayúdame en esta prueba
y defiéndeme noche y día.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

¡Enhorabuena!

El primer paso ya lo has dado, hermana Laura. ¡Enhorabuena!

Te vi alegre, feliz, pero sobre todo, con Paz. Eso me tranquilizó. El camino ha sido duro, ¿qué temer si tienes a Dios contigo? Tan sólo date, date, date y date mil veces más a Él.

Las dudas, como en todas las cosas de Dios, son normales y hasta buenas, si consigues salir de ellas. Te toca sentir como hermanas a las que son tus hermanas de comunidad. Si Dios te ha dado la fuerza en tus primeros 10 días ten por seguro que es porque vas bien.

De parte de toda la comunidad que formamos este blog, te mando ánimo. Estoy seguro de que nuestras oraciones se han unido a las de otros tantos. ¡Dichosos nosotros que podemos comunicarnos con Dios, en cualquier momento, mediante la oración! Estos hermanos tuyos seguirán pidiendo por ti.

Mi regalo diario será encomendarte a María. Es el mejor modelo para toda religiosa. Poco a poco veo que te acercas más a las virtudes marianas: sencillez, transpariencia, entrega, confianza, silencio, diligencia,... ¡Pídele a Dios su Gracia para que todas ellas vivan en tu corazón! Hazte de María por Dios.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Otra Lógica

Hermanos, me gustaría recoger brevemente las palabras que más me han movido el corazón en la visita del Papa a España.


"Para los
discípulos que quieren seguir e imitar a Cristo, el servir a los hermanos ya no es una mera opción, sino parte esencial de su ser. Un servicio que no se mide por los criterios mundanos de lo inmediato, lo material y vistoso, sino porque hace presente el amor de Dios a todos los hombres y en todas sus dimensiones, y da testimonio de Él, incluso con los gestos más sencillos. Al proponer este nuevo modo de relacionarse en la comunidad, basado en la lógica del amor y del servicio, Jesús se dirige también a los «jefes de los pueblos», porque donde no hay entrega por los demás surgen formas de prepotencia y explotación que no dejan espacio para una auténtica promoción humana integral. Y quisiera que este mensaje llegara sobre todo a los jóvenes: precisamente a vosotros, este contenido esencial del Evangelio os indica la vía para que, renunciando a un modo de pensar egoísta, de cortos alcances, como tantas veces os proponen, y asumiendo el de Jesús, podáis realizaros plenamente y ser semilla de esperanza."

Benedicto XVI, 6 de noviembre de 2010,
homilía en la Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela

Benedicto XVI lo ha dejado claro a lo largo de estos dos días: mirar más allá, actuar aquí poniendo la mirada en Cristo. ¡La gran empresa! Es hacer lo que hizo la Virgen: siempre en Dios, en Jesucristo. A Ella os encomiendo.

sábado, 6 de noviembre de 2010

¿Y si reflexionamos?


Hoy, como todos sabéis, el Papa llegó a España. En la televisión decían: "Hoy el Papa es el protagonista". Mal vamos, hermanos, si esta afirmación es cierta.

Ya no sólo ha habido controversia con la visita, sino hasta manifestaciones cuyo fin pudiera ser más o menos lícito pero que, de ninguna manera, han acertado con las formas. Hoy hemos escuchado las palabras "Iglesia", "Vaticano", "Estado",... hasta la saciedad pero, ¿dónde quedó la palabra "Cristo"? Me resulta completamente sorprendente que hasta las declaraciones de los jóvenes católicos vayan en esta línea. En blog, periódicos, radio y televisión los propios católicos declaran que el Papa viene a traerles la felicidad, la fuerza para seguir adelante. Inclusive algún que otro católico consagrado.

A lo largo de mi vida he comprobado que la euforia no es tan buena. ¿Y si reflexionamos? Creo que no sería malo dedicarle un rato a este tema. La alegría, hermanos, es Cristo. Que el Papa venga a España, es todo un acontecimiento, sobre todo espiritual, y así lo ha dejado claro él. Si pretendemos hacer del sucesor de Pedro, por unos momentos, nuestro mayor tesoro, creo que perdemos el norte.

El Papa está aquí para predicar a Cristo. Dentro de esta predicación están las relaciones con el Estado. Pero esto no es una lucha, ese no es el estilo cristiano. Nos basta evangelizar, pues cuando lo hacemos, predicamos la Verdad y la intentamos llevar a la práctica: este SI es el estilo cristiano. Por eso, os invito a que veáis en la actitud del Santo Padre el ejemplo de cristiano comprometido, sin miedo a nada y no a un jefe de Estado que viene a ponerse al frente de una lucha que a nada conduce.

Estoy convencido de que nuestro querido Papa centrará esta visita en Dios y no en otra cosa. Ya nos dijo él mismo que: "voy para recordar el amor de Dios, que el Señor no quita nada y lo da todo". Seamos Palabra viviente viviendo de la Palabra.

viernes, 5 de noviembre de 2010

El Papa nos contesta

Encontré, hermanos, una respuesta a la entrada anterior.

"Somos siervos de Dios; no somos acreedores frente a él, sino que somos siempre deudores, porque a él le debemos todo, porque todo es un don suyo. Aceptar y hacer su voluntad es la actitud que debemos tener cada día, en cada momento de nuestra vida. Ante Dios no debemos presentarnos nunca como quien cree haber prestado un servicio y por ello merece una gran recompensa. Esta es una falsa concepción que puede nacer en todos, incluso en las personas que trabajan mucho al servicio del Señor, en la Iglesia. En cambio, debemos ser conscientes de que, en realidad, no hacemos nunca bastante por Dios."

"A vosotros, fieles laicos, os repito: ¡no tengáis miedo de vivir y testimoniar la fe en los diversos ambientes de la sociedad, en las múltiples situaciones de la existencia humana, sobre todo en las difíciles! La fe os da la fuerza de Dios para tener siempre confianza y valentía, para seguir adelante con nueva decisión."

"Cuando encontréis la oposición del mundo, escuchad las palabras del Apóstol: «No tengas miedo de dar la cara por nuestro Señor."

"La tentación del desánimo, de la resignación, afecta a quien es débil en la fe, a quien confunde el mal con el bien, a quien piensa que ante el mal, con frecuencia profundo, no hay nada que hacer. En cambio, quien está sólidamente fundado en la fe, quien tiene plena confianza en Dios y vive en la Iglesia, es capaz de llevar la fuerza extraordinaria del Evangelio."

"Con la fuerza de Dios todo es posible."

Benedicto XVI, domingo 3 de octubre

miércoles, 27 de octubre de 2010

¿Cómo superar el desgaste?

Hermanos, os escribo porque ya os debo una disculpa. Este inicio del final que comencé en septiembre parece que trae consigo tener mil y una cosa que hay que solucionar. Por eso he estado tan atareado que no he podido dedicarle un ratito al blog. Mis más sinceras disculpas.


Por esto, quisiera hablaros hoy de las consecuencias evitables del desgaste. Cada vez la sociedad está más avanzada y esto trae consigo que la persona tenga cada vez más cosas que hacer. La pregunta que os lanzo es, ¿hasta que punto son necesarias las cosas que hacemos a diario? Os lo pregunto por las consecuencias tan grandes que esto conlleva para la vida de un cristiano, inclusive de cualquier persona.

Estos días estoy teniendo, además, la oportunidad de ver de manera muy cercana todas estas implicaciones. Os hablo de la falta de tiempo material para reflexionar, la impotencia de verse condiciado por cosas completamente circunstanciales y de las dependencias que nos creamos y nos crean. Todo hombre puede tomar dos opciones: intentar que esto le afecte lo menos posible o dejarse llevar. El mundo que me rodea está compuesto en su inmensa mayoría de personas que eligieron la primera opción. Aquí es donde nace el desgaste.


Esta lucha que se mantiene de forma continuada es tan fuerte que merma realmente muchas de las capacidades de las personas. ¿No os habéis parado a pensar lo muchísimo que cuesta hacer algo que no encaje con lo que hace la masa? Y cada vez costará más. La libertad que nos venden es una libertad en la masa y no una libertad para la masa. No es ser sal, es ser agua, homogeneidad. Nosotros, hermanos, debemos ser sal en la masa. Cada vez hay menos valientes, menos personas que se atreven.

Ayer, en concreto, viví una situación en la que las lágrimas que vi caer eran fruto de este desgaste. Alucinamos cuando vemos la vida de hombres y mujeres del pasado que dejaron huella: los primeros cristianos, los santos, los grandes intectuales,... El denominador común es la valentía. Segurísimo que había muchas lágrimas detrás. Ahora bien, si cayeron pudieron levantarse. ¿Cuántos se rendirán y vivirán sin ánimo para volver a ponerse de pie?

Mas, en esta situación, debemos ser doblemente valientes pues tenemos un doble reto: llegar a la meta y superar las limitaciones que nos imponen. Para un cristiano debe ser más fácil ya que la meta, Cristo, es el que ayuda a superar estas situaciones. La realidad con nuestros hermanos y ante nuestros hermanos es bien distinta. En nuestras vidas abundas las medianías. Y lo peor es que las justificamos, e incluso ante Dios.

Quiero, para concluir, animaros a que superemos estas medias tintas, hermanos. El lanzamiento que nos pide Cristo es al vacío, teniendo el único seguro de que nos propulsa y nos mantiene Él. Está muy extendido en nuestros ambientes dar saltitos seguros y nos creemos que son saltos al abismo. Y es que, para ser del todo de Dios, primero tenemos que dejarle toda nuestra vida. De esta manera, este desgaste será mínimo y la vida religiosa, en particular, volverá adquirir sentido. Os recomiendo, como lo hizo el Papa hace poco, leer la primera carta de San Pablo a los Corintios pues descubriremos, en palabras de Su Santidad, "los problemas de división, incoherencia y falta de fidelidad al Evangelio".

Me parece que este tema merece la pena reflexionarlo en profundidad.

miércoles, 20 de octubre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - LA HUMANIDAD

Hoy, después de varias entradas, pongo puntos suspensivos a este ciclo "Llamados a la santidad". Pero no puedo dejar de hablar de la cualidad, a mi entender, que más facilmente es detectable en todos y cada uno de los santos, estén en los altares o no.

Si repasamos los Evangelios nos daremos cuenta de una cualidad de la Virgen que, me parece, pasa un poco desapercibida. Se nos presente, desde que yo tengo uso de razón, a María como una mujer de oración, sencilla, confiada en Dios, austera,... y un sinfín de calificativos más. Sin embargo, yo he echado siempre en falta uno muy importante: su grandísima humanidad.

"Aquí está la esclava del Señor...", "María estuvo con Isabel unos tres meses...","María, por su parte, guardaba todos estos recuerdos y los meditaba en su corazón","No les queda vino", María al pie de la Cruz, María con los apóstoles,...

En todas y cada una de las partes del Evangelio aparece la figura de María como conocedora de la naturaleza humana, podríamos llamarla experta en humanidad. Desde aquí, arranca la historia de María con los hombres. Y siempre, desde entonces, ha venido a auxiliarnos, a ayudarnos: "No tengan miedo, yo no les haré daño", "Rogad por los pecadores". Son palabras de la Virgen en Fátima y en Lourdes, respectivamente.

Conocer nuestras miserias personales y las miserias de la humanidad, ser capaces de ver más allá de las pasiones es algo que nos sirve, y mucho, en la vida espiritual e incluso terrenal. Tan sólo por citar a un santo que demostró con su vida la verdad de estas palabras: "También atribuyo a tu gracia todo tipo de maldades que no he cometido. Pero, ¿qué no pude hacer yo, que llegué a amar el delito en sí mismo y sin nada a cambio?" (San Agustín, Confesiones). Hermanos, no se trata sólo de descubrirse pecador, sino de no parar de intentar conocer el corazón del hombre. Seamos expertos en corazones humanos para transformarlos en corazones que sean reflejo del Amor de Dios.

Os encomiendo a María, ejemplo de perfecta santidad.

viernes, 15 de octubre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - NO LA HAY SIN CONFIANZA

¡Feliz día de Santa Teresa a todos, hermanos! Desde aquí quiero felicitar de manera muy especial a los carmelitas y las carmelitas descalzos, seglares y a todos y cada uno de los sacerdotes, que tanto rezan por ellos las hijas de Santa Teresa. La espiritualidad de esta mujer la tengo tan arraigada que sólo me cabe repetiros:

"Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; mas no se da a sí del todo hasta que nos damos del todo" (Sta. Teresa de Jesús)

Que hable ella, que es su día, con un poema que bien podría llamarse el "poema de la confianza". Sin ella, hermanos míos, no hay santidad.


Sea mi gozo en el llanto,
sobresalto mi reposo,
mi sosiego doloroso,
y mi bonanza el quebranto.

Entre borrascas mi amor,
y mi regalo en la herida,
esté en la muerte mi vida,
y en desprecios mi favor.

Mis tesoros en pobreza,
y mi triunfo en pelear,
mi descanso en trabajar,
y mi contento en tristeza.

En la oscuridad mi luz,
mi grandeza en puesto bajo.
De mi camino el atajo
y mi gloria sea la cruz.

Mi honra el abatimiento,
y mi palma padecer,
en las menguas mi crecer,
y en menoscabo mi aumento.

En el hambre mi hartura,
mi esperanza en el temor,
mis regalos en pavor,
mis gustos en amargura.

En olvido mi memoria,
mi alteza en humillación,
en bajeza mi opinión,
en afrenta mi victoria.

Mi lauro esté en el desprecio,
en las penas mi afición,
mi dignidad sea el rincón,
y la soledad mi aprecio.

En Cristo mi confianza,
y de El solo mi asimiento,
en sus cansancios mi aliento,
y en su imitación mi holganza.

Aquí estriba mi firmeza,
aquí mi seguridad,

la prueba de mi verdad,
la muestra de mi firmeza.

jueves, 14 de octubre de 2010

Un hijo de la santa de Ávila

Hermanos, con motivo de la celebración de la festividad de Santa Teresa de Jesús, os traigo el testimonio vocacional de un joven novicio carmelita descalzo. Desde aquí quiero darle las gracias, de corazón, pues sé que lo ha hecho a conciencia. Espero que sirva para que muchas almas se acerquen más a Dios. Y es que, hermanos, aquella amistad sellada frente al Sagrario comenzó a dar sus frutos este verano. Os encomiendo a la Virgen del Carmen.

"Era aparentemente una tarde de un domingo de octubre de hace dos años. Un chico llamado Nicolás Ruiz Humanes de 22 años, después de acabar sus estudios de Biología en la Universidad de Navarra, acababa de llegar a la gran urbe de Madrid para poner en marcha junto a varios amigos una empresa de Marketing Digital. Durante el tiempo de Universidad siempre quiso ser investigador y político para poder meter el cristianismo en esos ambientes y puso las bases para ello. Era un idealista desde su época de colegio en Granada donde se formó en el colegio Mulhacén regentado por la Prelatura del Opus Dei. Desde muy pequeñito le enseñaron a poner a Cristo en lo alto de todas las actividades humanas, y ese era su lema en todas las actividades que emprendía.

Pero el mundo siempre arrastra y oscurece esos nobles ideales con la ambición personal, el poder y el dinero. Así que cada vez se fue alejando de Dios en los últimos años de carrera con las múltiples actividades que desempeñaba. En el fondo de su corazón anhelaba volver a ese trato intimo con Jesús. Aunque aparentemente trabajara para El, Nicolás cada vez se buscaba más así mismo: Sus gustos, sus placeres, sus ambiciones, Cada vez se llenaba más del mundo y menos de Dios.

Pero esa tarde de Domingo todo cambio. Fue a la Iglesia de los padres carmelitas descalzos de Arturo Soria, como solía hacer casi todos los Domingos. Se dirigió al confesionario como tenía costumbre, pero el no sabia que dentro le estaba esperando su Hermano, su Padre, su Amado. Se arrodilló delante de un Padre Carmelita Joven llamado Miguel Ángel. Lo primero que le llamó la atención fue que el sacerdote llevara el santo hábito y que fuera tan joven. Desde el primer momento sintió una gran paz. Allí como en la parábola del hijo prodigo se reconcilio con el Padre y le pidió al Carmelita que le dirigiera espiritualmente, cosa que el acepto gratamente.

Desde ese momento retomó con más fuerza su trato de amistad con el Señor y fue conociendo el Carmelo descalzo. Un momento decisivo para su vocación fue el día 29 de noviembre del mismo año. Esté día se celebra en el Carmelo el día de la reforma de los frailes empezada por San Juan de la Cruz en Duruelo. Ese día viajó con el Padre Miguel Ángel de la Madre de Dios para ese lugarcillo. Cuando llegaron allí estaban todos los frailes jóvenes. A Nicolás le llamo la atención la alegría y sencillez de estos. Pero el momento cumbre de ese día frió de noviembre avileño, fue la recreación con las Madres Carmelitas que allí moran custodiando el legado espiritual de la Orden. Se acordara toda la vida de la pobreza y felicidad que allí reinaba. También las palabras de la Madre Priora “Anda si lleva un abrigo marrón carmelitano”. Pues allí se fue fraguando la vocación al Carmelo descalzo cada sábado último de mes asistiendo a los retiros que en soledad y silencio predicaba su director espiritual.

Poca a poco Dios fue llevando a nuestro protagonista a un trato más intimo con El. Fue llenandolo de deseos hacia su Persona y eliminando los deseos del mundo. A Nicolás ya no le importaba triunfar en la vida, sólo quería entregarse para siempre a Nuestro Señor Jesucristo. Predicar a los cuatro vientos la gran misericordia que tuvo con el. Así que de está manera pidió ser admitido en la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo.

Nicolás del Cuerpo de Cristo se llama ahora quien les escribe. He empezado una vida nueva, la vida en Cristo. Mi mayor deseos es ser todo de Cristo y que los demás también lo sean. Estoy enamorado no de una idea filosófica, ni de unos nobles ideales, estoy enamorado de una Persona, de Jesucristo que vive hoy y vivirá siempre. El nos libra de las ataduras del mundo, de lo que nos hace esclavos y nos hace sus hijos verdaderamente libres. Querido lector, especialmente si eres joven, Dios está a tu puerta y esta llamado de continuo, de ti depende de que le abras y seas realmente feliz. Dios te ha amado antes incluso de crear el mundo, ha muerto por ti en la cruz y te está esperando en el sagrario todos los días, hasta aquí llega la locura de amor por nosotros. Si hace mucho tiempo que no te confiesas, ve al confesionario, arrodillate ante ese Padre de la misericordia y experimentaras como yo lo hice, la paz, la alegría y el Amor. Si sientes una llamada especial para estar a solas con el Amado, di con Nuestra Señora, hágase en mi según tu palabra, vivirás la Vida del cielo en la tierra y harás que otras muchas personas también la vivan."


viernes, 8 de octubre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - EN LA VIDA RELIGIOSA

Hoy, hermanos, quisiera hablaros de una gran preocupación del Señor: la vida religiosa. Está claro que las medias tintas no sirven mas que para confundir al corazón y cerrarle puertas a Dios.

Durante toda mi vida he conocido a distintos religiosos y religiosas. Idealizar las cosas no es buscar a Dios. Por tanto, tuve claro desde el primer momento que aquel sitio al que Cristo me llamaba debía ser un sitio para nada idelizado. Gracias a esto he conseguido permanecer más fiel a El. Digo esto, hermanos, porque un religioso un día me dijo: los religiosos somos los fariseos de la Iglesia. Me da pena oir esto. Pero más me conmueve la Pasión del Señor y el daño que se le hace a este respecto.

Me he dado cuenta de que los jóvenes que sienten la llamada a la vida religiosa quieren ser religiosos COHERENTES con el Evangelio. Es a vosotros a quien va dirigida esta entrada. Os aseguro que se pierden muchas vocaciones por el ejemplo tan "relajado" que hay. Quiero ser santo y quiero ser, por tanto, consecuente con ello. Creo que a buen entendedor pocas palabras bastan.

Para darnos un aliento en esta búsqueda he pensado que sería de mucho provecho ver ejemplos de religiosos santos aprovechando la oportunidad que nos ha concedido el santoral durante estas últimas semanas.


SAN VICENTE DE PÁUL. La mejor frase que resume su santidad es: "los pobres son nuestros amos y señores". Vicente fue un niño pastor de ovejas y cerdos que se convirtió en sacerdote para honrar a su familia pero que descubrió que la verdadera honra la debía a su Cristo: los olvidados. De este gran santo he aprendido la verdadera caridad: dio toda su vida por los pobres, los marginados, los esclavos, niños abandonados,... Sin caridad, ¿qué es el religioso?



SAN JERÓNIMO. En el siglo IV d.C. nace Jerónimo. Desde su nacimiento y hasta su muerte sólo buscará y ayudará a buscar la Verdad, hasta el punto de que se convierte en un gran especialista en sagrada Escritura. Amaba la Verdad de tal manera que reprendía duramente a aquellos que dentro de la Iglesia usaban a Cristo como instrumento. Llevó una vida de profunda penitencia, lo cual, a mi entender, lo convierte en el ejemplo viviente de aquel Jesús en el desierto. Quiero ser un religioso como Jerónimo: consecuente.


SAN FRANCISCO DE BORJA. Hablar de este santo creo que es lo mismo que hablar de "lo divino en lo terreno". Me asombra ver la renuncia que hizo a toda clase de bienes y títulos para ganarse en cielo en la tierra. Cuando murió su esposa descubrió lo perecedero que es todo aquí y se dedicó por completo a ganarse "un tesoro allí arriba" mediante la predicación. Hasta el punto de verse Padre General de la Compañía de Jesús y no perder nunca su humildad. Y es que, para un religioso, no hay nada comparable a la alegría de gastar la vida al servicio del Señor.



SAN BRUNO. El santo del silencio. Habría mucho que decir pero es mejor, como él, contemplar en silencio y contemplar el silencio. Este fue el que fundó la Orden de la Cartuja que tiene la regla, según se dice, más estricta nunca. ¡Qué importancia seguir siendo fiel a ella, sobre todo, en los aspectos más importantes!

martes, 5 de octubre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - EN LA POBREZA

Paz y Bien, hermanos.

En mitad de este ciclo "Llamados a la santidad" tenemos a San Francisco de Asís. ¡Qué regalo tan grande! Mucho se puede decir de este gran santo: el primer gran santo pequeño, como yo lo llamo. La primera vida de un santo que leí fue la del Seráfico Padre. Desde entonces busco y busco seguir aprendiendo de él. A pesar de todos los datos biográficos, hoy quiero centrarme en la aportación tan grande que ha supuesto este hombre en mi vocación.

El primer año que dí catequesis decidí hacer una clase sobre los santos. Lo que más les sorprendió a los niños fue lo que más me sorprendió a mí en su momento: la pobreza del santo de Asís. "¿De verdad que repartió dinero entre los pobres y luego se quitó su ropa para ponerse un sayal?" Así comencé yo: renunciando a cosas materiales. ¿No es precioso asemejarse lo más posible al Niño Jesús en Belén? ¿Sería posible vivir la vocación sin la desnudez del Crucificado?

Pero quise saber más. Esa pobreza externa nació de un cambio, una revolución en la vida de este hombre: el Evangelio. Comprendí que la primera pobreza nació en su corazón, en lo más interno de su ser. Asumió la Palabra de Dios. ¡Bien, otra cosa que tenía en común con el santo! "Yo quiero ser Evangelio viviente..." como Francisco.

Hermanos, seguí investigando. Quería saber cómo hacer de mi vida la Vida del Evangelio. La Verdadera Pobreza, la pobreza evangélica la comprendió prefectamente. "Nieguese a sí mismo..." (Mt 16, 24). Me dí cuenta de que para llenar el corazón de Cristo tenía que vaciarlo del yo. Aquí es donde me hallo. Pero no por eso dejo de intentarlo ya que "empezar es de muchos, perseverar es de santos" (San Josemaría)

Desde aquí quiero felicitar a todos los franciscanos y franciscanas. A vosotros, mis hermanos, también. "El Señor me dió hermanos" y a El pido por vosotros.

lunes, 4 de octubre de 2010

La realidad, a mi pesar


Hoy, hermanos, me siento contrariado conmigo mismo. Este sábado tuve la oportunidad de ver el atardecer en el mirador de San Nicolás. Para quien no conozca Granada les diré que es un mirador desde el que se ve toda la ciudad y enfrente tienes la Alhambra: un paisaje que eleva el alma hacia Dios. Este mirador está en la zona más antigua de la ciudad.

Pues bien, después de ver el ocaso, y en ese estado en el que se va cuando el alma mira más al cielo que a la tierra, decidí bajar a la ciudad recorriendo este barrio. Cual no fue mi sorpresa cuando me encuentro que debajo de una gran Cruz que hay en mitad de la calle estaban haciendo botellón. La Cruz es, precisamente, esta que veis en la foto. Fue la primera contrariedad que sufrió mi alma. ¿Cómo les decía que tuvieran un poco más de respeto por aquel símbolo? Prefirí callar; hoy día tenemos tanta libertad que seguro que cualquier comentario al respecto me hubiera costado presencia policial...

Seguí caminando y me encontré con otra Cruz como la anterior en mitad de la calle. En este caso, en el lugar que ocupó María y Juan ahora había botellas vacías, rotas, vasos de plástico medio llenos... Segunda contrariedad: ¿Cómo recoger toda aquella gran suciedad que estaba a los mismo pies del Crucificado?

Seguí caminando. Llegué a una pequeña plazuela. En el centro había un famoso Cristo en la Cruz que sale en Semana Santa todos los años por la tele. No se podía pasar por su lado. Todo estaba hasta arriba de mesas de bares llenas de gente como yo, joven. Algunos se oían despotricar contra la Iglesia, e incluso a veces se oía el "ni Dios lo va a saber", "me ca... en Dios". Esta fue la tercera contrariedad: ¿Qué podía hacer yo ante aquel panorama?

Hermanos, esto me llevó a las preguntas: ¿la sociedad está tan mal?¿soy yo el retrógrado?¿veo un mal donde no lo hay?¿es que Dios no quiere acaso que nos divirtamos? Y así, llegué a mi casa. Entonces, recordé a aquellas monjas carmelitas que en el locutorio se las veía muy felices cuando contaban que "habían atacado a la marioneta que representaba al diablo en una obra". También recordé a aquellas madres agustinas recoletas que se veían en una foto jugando con la pelota con una sonrisa de oreja a oreja. Se me vino a la mente la felicidad de un monje que hablaba inmediatamente después de la oración personal delante del Santísimo.

Así, pude entender que Dios quiere que nos divirtamos, claro, pero con la VERDADERA DIVERSIÓN. No veo mal donde no lo hay, es que hay mal donde lo estoy mirando. No soy retrógrado, sólamente apuesto por algo que no está de moda. La sociedad está mal: me miran con mala cara en la faculta de Teología por llevar un pequeño pin de una Cruz pero no podemos extrañarnos del botellón, y menos delante de una Cruz.

Hermanos, me quedan dos consuelos: aquellas Cruces se veían más que las botellas, es decir, que al final, pase lo que pase, la Cruz vencerá; y, además, que siempre podemos rezar por ellos. Cada vez, hermanos, es más complicado vivir la fe en mitad de este mundo. Cuanto más no es difícil cuidar la vocación. Creo, hermanos, que hay que ser realistas.

Quiero acabar dirigiéndome a todos los que estáis en proceso de discernimiento vocacional. Quizá seamos los más pecadores pero os animo a que no seamos solamente valientes; quiero animaros a que seamos santos. Quizá os parezca muy extrema esta frase pero estamos en una época de grandes santos. He meditado mucho sobre esto. Veo muchas similitudes entre el momento histórico en el que vivieron Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz,... y nuestra sociedad actual. Y, por qué no, incluso dentro de la Iglesia también. No es ser pesimista, hermanos, es lo que yo experimento. Pero, igualmente, me encuentro con pequeñas personas con grandes luchas hacia la santidad. En tiempos difíciles la respuesta debe ser la que más apueste por Jesús. No acomodéis el Evangelio a vuestra vida sino vuestra vida al Evangelio. No seamos mediocres, seamos como María, santos.

viernes, 1 de octubre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - LA SENCILLEZ


Hoy es un día grande: SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS, mi amiga de vocación. Por eso, hoy no seré yo quien hable, hoy hablará ella. Estas son algunos de los pensamientos que comparto con esta santita y que forman parte de este cimiento para la vida religiosa. Sed santos.

Sobre la práctica de la virtud: "Algunas veces, por agradar el Señor, hacía la cama... la hacía solamente, como he dicho, por Dios y, por tanto, no debía esperar el agradecimiento de la creaturas ¡Ay! pero sucedía todo lo contrario."

"Ahora ya no tengo ningún deseo, si no es el de amar a Jesús hasta la locura. Sí, sólo el Amor me atrae. No deseo ya el sufrimiento ni la muerte, aunque sigo amándolas."

"Quiero buscar el camino para ir al cielo por un senderillo derecho, muy corto, del todo nuevo...Yo quería, también, encontrar un ascensor que me subiera hasta Jesús, porque soy muy pequeñita para subir la ruda escalera de la perfección."


"El ascensor que debía elevarme hasta el cielo son tus brazos, ¡oh Jesús! No tengo, por tanto, la necesidad de crecer, al contrario, es menestar que quede pequeñita, que lo sea cada vez más."

"Creí que iba a morir y mi corazón se partió de alegría."


"Nunca he vis
to tan bien que el Señor es dulce y misericordioso. Me ha enviado esta pesada cruz en el momento en que podía llevarla. De otro modo, creo que me hubiera arrojado en la desesperación."

"Las inspiraciones más sublimes nada son sin las obras."


"No se puede hacer bien alguno buscándose a sí mismo."

domingo, 26 de septiembre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - LA ENFERMEDAD

Hoy, hermanos, siguiendo este ciclo, no tenía claros de quién hablaros pues no me gusta dejar nada en el tintero. Pero esta duda se me aclaró ayer cuando iba en el autobús de vuelta a Granada para empezar el curso.

Esa mañana estaba despidiendome de un familiar. Cuando ya me iba, oí un estrépito en la cocina. Allí me encontré a este familiar llorando con una tortilla a medio hacer en el suelo. Eran lágrima de impotencia. Su brazo, nuevamente, le falló. Y es que lleva unos meses perdiendo fuerza en el brazo derecho por momentos. Sin embargo, no para de hacer sus actividades cotidianas, le cueste lo que le cuesta y le duela lo que le duela...

Curiosamente, ese día una buena amiga me mandó un email con un link a una página en la que se contaba, grosso modo, la vida de la joven que ayer fue beatificada: CHIARA LUCE. Os dejo el enlace al vídeo. Esta chica aceptó y amó su enfermedad, a pesar de su juventud, hasta el punto de que hacía suya la Voluntad de Cristo: "Si Tú lo quieres, Jesús, lo quiero yo también." Desde el primer día, puedo decir que esta beata ha ayudado a mi familia. Así son las cosas del Cielo.


Pero, a pesar de esto, es inevitable preocuparse por el estado de salud de este familiar. San Pío de Pietrelcina, del que hace poco celebramos su nacimiento al cielo, nos dice: "Reza, ten fe y no te preocupes. La preocupación es inútil...La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al Corazón de Dios".

Pues, hermanos, así pude superar y ayudar a la enfermedad de este familiar. Además, aprendí que para cumplir la Voluntad Divina primero tengo que vaciarme, como lo hicieron estos santos y como nos enseñó la Virgen. Es a Ella a quien acudo para pedir por vosotros. En su Corazón Maternal os dejo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

MONJAS JERÓNIMAS DE CLAUSURA






La inspiración originaria de nuestra Orden se remonta al s. IV a los tiempos en que San Jerónimo y Santa Paula edificaron los monasterios de Belén. La vida y los escritos de San Jerónimo nos han dejado el fundamento ascético y místico, bíblico y litúrgico de la Ord
en jerónima. Desde el año 386 hasta que muere (419 ó 420) vive en Belén como cenobita. Se ocupa en orar, en trabajos bíblicos, en atender a la correspondencia, en acoger a los peregrinos y refugiados en la hospedería levantada por Paula, en enseñar a monjes y monjas cuál es la verdadera vida monástica

Junto a los jerónimos, surgieron las monjas jerónimas. Un grupo de mujeres, entre las que destacan doña María García y doña Mayor Gómez, empiezan ejercitándose en obras de humildad y caridad hasta que deciden consagrar sus vida a Dios en oración y penitencia. Fue fray Pedro Fernández Pecha que en 1374 fundaba el Monasterio de Santa María de La Sisla en las proximidades de Toledo. Él las atiende, las orienta y les va perfilando su modo de vida en todo semejante a la recién fundada Orden de San Jerónimo.

Una veintena de monasterios de monjas emularon la vida que Santa Paula inauguró en Belén. Casi todos fueron fundados del siglo XV al XVII inclusive. La exclaustración aunque a las monjas no les afectaba directamente pero sin embargo sus monasterios sufren distintas vicisitudes que se agravan por no tener el apoyo de los monjes, ni existir entre ellos dependencia jurídica. La mayoría van manteniéndose, unos mejor que otros, hasta encontrar un favorable refuerzo con la restauración de los monjes, y sobre todo con el fuerte impulso que promovió la Madre Cristina de Arteaga al constituirse la Federación Jerónima de Santa Paula que une a todos los monasterios femeninos.

En la actualidad, existen 17 monasterios de monjas jerónimas en España y 1 en la India:

San Pablo (Toledo, 1464)
Santa Marta (Córdoba, 1464)
Santa Paula (Sevilla, 1475)
San Matías (Barcelona, 1475)
Santa María de la Concepción (Trujillo, Cáceres, 1478)
Santa Isabel (Palma de Mallorca, 1485)
La Concepción Jerónima (Madrid, 1504)
San Bartolomé (Inca, Baleares, 1530)
Santa Paula (Granada, 1540)
Santa María de la Asunción (Morón de la Frontera, Sevilla, 1568)
Nuestra Señora de los Remedios (Yunquera de Henares,
Guadalajara, 1572)
Nuestra Señora de la Salud (Garrovillas, Cáceres, 1572)
Corpus Christi (Madrid, 1605)
Nuestra Señora de los Ángeles (Constantina, Sevilla, 1951)
Nuestra Señora de las Mercedes (Almodóvar del Campo, Ciudad Real, 1964)

Santa María de Jesús (Cáceres, 1975)
Nuestra Señora de Belén (Toral de los Guzmanes, León, 1990)

Mater Eclessiae (Punalur, Kerala, India, 2000)


Uno de estos monasterios es el monasterio de San Bartolomé de Inca, en Mallorca. Famoso por haber vivido la Venerable Sor Clara Andreu, monja que murió con gran fama de santidad y que actualmente muchas personas visitan su cuerpo incorrupto en la iglesia de nuestro monasterio.


En la actualidad, formamos la comunidad 6 hermanas que intentamos vivir el carisma de San Jerónimo y Santa Paula

Para cualquier otra información pueden escribir a: carlmarit@hotmail.com

.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - EN ANDALUCIA

Hermanos, hoy continuo con estos ejemplos que tanto me han servido, y espero que lo sigan haciendo, en el camino a Dios: los santos. La idea se me ocurrió este pasado domingo en el silencio después de la comunión. Estabamos celebrando los 25 años de sacerdocio de antiguo párroco. Me di cuenta de las formas tan hermosas que usa Dios para amarnos. No podía dejar de recordar las veces que este padre nos decía que teníamos que estudiar y luchar para ser santos... ¡y sólo teníamos 5 años!. Recordaba aquellos recreos en los que venía "al cole" y jugábamos con él para que al final nos dijera: "sed buenos". Recordaba todas aquellas misas a las que nos invitaba, llena de niños y en las que nos descubría los misterios de la Eucaristía.

Enfrascado en estos pensamientos me di cuenta de que esas veces habían sido las primeras que alguien me había hablado de que todos podíamos ser santos. Veía en la iglesia una foto de "Lolo", a una hermana de la Cruz y una pila bautismal. Hermanos, esto fue lo que propicio este ciclo "LLAMADOS A LA SANTIDAD". ¿De quién comenzaremos aprendiendo? De los tres recientes beatos andaluces, que son una alegría mía muy grande.


BEATO "LOLO". Conocí la historia de este hombre en el Seminario Diocesano. Estábamos allí para unas convivencias de jóvenes y nos repartieron un librito: "Lolo, un cristiano". ¿Qué tenía de especial? Pues, hermanos, ¡¡¡nada más y nada menos que era un cristiano de mi diócesis en proceso de beatificación!!! ¿Sería esto posible? No sólo ha sido posible sino que su ayuda ha sido fundamental para mi vocación. Os transcribo lo que el beato dijo al respecto:


"¡Vocación, hermana mía! que empieza a las siete y media de la mañana: naces para crecer y propagar la belleza. Eres como un campo abierto, o como un planeta virgen, que no me pertenece y que se me brinda para el cultivo de la gracia del mundo... Sí, la semilla de amor del corazón, porque, pobre de mí, si sólo atino a sembrar gestos de admiración en la frente de los hombres, cuando el germen de Dios, que ha de fructificar en las sensaciones humanas, es lo que fundamentalmente debo a las criaturas. Dios, ¡lo infinito de una vocación!"


BEATO FRAY LEOPOLDO
. Cuando miraba a la pila bautismal me acordé de aquella vez en Alpandeire. Un franciscano nos invitó a ir a misa a Alpandeire un verano. No entendía el por qué pero, si lo decía el padre... Allí llegamos y allí, delante de una pila bautismal nos dijo: "Aquí fue bautizado fray Leopoldo...de Alpandeire". ¡¡Qué despiste!! Pues sí, delante de mí tenía el lugar donde comenzó la obra de Dios en el beato Leopoldo. Este santo hombre me enseñó, entre otras cosas:

"Hermanos, los ojos en el suelo y el corazón al cielo"


BEATA MADRE MARÍA DE LA PURÍSIMA. Y al ver a aquella hermana de la Cruz, que comulgaba con tanta devoción, me emocioné. La primera vez que yo tuve la suerte de repartir la comunión fue en un convento de las Hermanas de la Cruz. Allí conocí no sólo a Santa Ángela de la Cruz también a madre María de la Purísima. Me dieron una estampita de la causa de beatificación que siempre llevo en el breviario y dice así:


"Ten mucha confianza en el Señor, no te desanimes por muchas tentaciones que tengas ya que, como bien sabes, mientras tu voluntad esté unida al Señor y tus deseos sean sólo de agradarle no tienes por qué temer."



lunes, 20 de septiembre de 2010

LLAMADOS A LA SANTIDAD - SAN MATEO

Después de unos días sin poder escribir, por fin hoy tengo tiempo hermanos. Gracias por esos mensajes que me animan a continuar con el blog. No os preocupéis, si es de Dios, seguiremos y si no, sea lo que Dios quiera. Mi oración nunca os faltará.

Mañana (u hoy, depende de cuando leáis esta entrada) se celebra la fiesta de San Mateo, apóstol y evangelista. Es el protector de mi parroquia, hecho por el que celebramos una gran feria. Aunque pudiera resultar muy contradictorio, esta fecha es para mí una renovación del espíritu de la vocación. El pueblo se engalana al igual que lo hace mi corazón. La lectura de ese día la llevo grabada en mi corazón:

"Siguiendo adelante vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado ante el banco de los impuestos. Le dice:


-Sígueme.

Se levantó y lo siguió. " (Mt 9, 9)

Así de breve nos cuenta el apóstol cómo fue llamado por Jesús. Hermanos, muchas veces he sacado de aquí enseñanzas para ir creciendo en santidad con la vocación: humildad, entrega, sacrificio, amor, sencillez, confianza,...

Las imágenes siempre me han parecido una forma muy bonita pero peligrosa de ejercitarse en el amor a Dios. Sólo hay dos que disipan todos mis miedos al respecto: el Niño Jesús y la imagen de san Mateo de mi parroquia. Mide dos palmos y no procesiona: resume de manera genial todo lo que me inspira la lectura.

Por esto, hermanos, hoy doy comienzo a un ciclo de entradas titulado "LLAMADOS A LA SANTIDAD". Creo que desde hoy hasta mediados de octubre podemos aprovechar la oportunidad que nos brinda el santoral de hablar de la SANTIDAD a la cual todos estamos LLAMADOS. Me centraré, como es lógico, en la santidad de un religioso o religiosa. Os dejo con las palabras del Papa, hermanos:

martes, 14 de septiembre de 2010

...abrió sus brazos bellos...

Y al cabo de un gran rato se ha encumbrado,
sobre un árbol do abrió sus brazos bellos,
y muerto se ha quedado asido de ellos,
y el pecho de amor muy lastimado.


Día de silencio, de contemplación, de sencillez...día de AMOR. ¿Cuánto le dolió la Cruz al Señor?

¿Qué puedo hacer yo, Cristo mío, por ti?
Pues me clavaré contigo, sí, Señor, me clavaré.

Seré MARTIR Y ADORADOR.

Me clavo por Ti,
para ser todo de Ti,
estar lo más próximo a Ti,
para adorarTe en todo momento,
para acompañarTe en todo momento
y para aliviarTe en todo momento.

Permítemelo, Señor,
pues quiero vaciar mis manos para recibir los clavos de tu Amor,
quiero desnudar mi espalada para que reposes en ella,
quiero descalzarme para ser como tú,
quiero levantar la cabeza para llevar las espinas de la Tierra
y así, Cristo mío,
ofrecerte mi pecho, donde está mi corazón.
Y que puedas hacer de mi corazón,
aunque sólo sea por un instante,
un trocito del tuyo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

En mi debilidad...

Dedicada a todos los que pasáis por un mal momento, en especial a un hermano de Córdoba. Recordad siempre que el Señor es el único y verdadero baluarte por el que merece la pena darlo todo, a pesar de todo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Madre Antonia de Jesús II (en proceso de beatificación)


VIDA (II)

El 22 de mayo de 1643, contando con el apoyo del arzobispo de Granada, D. Martín Carrillo y Alderete, funda su segunda casa en el centro de la ciudad con parte de la comunidad establecida en el Albaicín. Doce años más tarde, el 21 de enero de 1655, este segundo beaterio es transformado en convento, recibiendo el nombre de Corpus Christi. Tras esta transformación y la implantación oficial de la Recolección en es misma fecha, abandona la dirección del mismo, llevando una vida retirada hasta 1666 que reincida su labor fundadora.

El 25 de diciembre de 1666 funda en la entonces villa de Chiclana de la Frontera ( Cádiz ) el convento de Jesús Nazareno, su tercera casa a la edad de 54 años. A lo largo de los 21 años que permanece al frente del mismo gozará de un gran prestigio en la Bahía gaditana, convirtiéndose el convento en un importante foco religioso.

Marcha a la edad de 75 años a llevar a cabo la que sería su última fundación: el convento de Jesús, María y José (Medina Sidonia); viaje en la que estuvo acompañada por un importante grupo de autoridades civiles y eclesiásticas, presididas por el obispo de la diócesis de Cádiz, D.Antonio de Ibarra y Quirinos. En este momento su prestigio es enorme y es recibida con alborozo en la ciudad asidonense. Ocho años más tarde., el 16 de junio de 1695 a la edad de 83 años, moría en olor de santidad la que era conocida en todo la Bahía de Cádiz como venerable madre Antonia de Jesús.

Hoy día todos los conventos permanecen y es considerada la madre de la Recolección en Andalucía.



ESPIRITUALIDAD (II)


DEVOCIÓN A SAN JOSÉ.

“En todos mis trabajos y agonías que han sido grandes, han sido mi amparo, y querer contar los favores que me ha hecho no fuera posible y así los dejo todos que bien sabido es que es el más válido delante de la majestad de Dios y así alcanza de él todo lo que quiere…
Y por si en algún tiempo quiere Dios que esto lo lean las religiosas de esta carísima fundación digo que después de Dios y su Señora Madre se la deben a mi padre S. José, y así las pido le veneren y celebren su fiesta y no lo quiten del altar mayor como patrón, pues él ha sido y lo merece muy bien y también lo sabrá pagar.”


DEVOCIÓN A LOS SANTOS ÁNGELES.

“Desde los principios que nuestro Señor me puso en procurar su obra, me dio mucha devoción a los San tos Ángeles y todos los días hacíamos particular oración en la comunidad y experimenté muchas cosas maravillosas que los Santos Ángeles me hicieron.”

AMOR A LOS NECESITADOS.

“Porque además de a mis religiosas, sustentaba a muchos pobres vergonzantes que en el Albaicín donde vivíamos había muchos y Dios nos daba, con que los que venían iban socorridos”.


APOSTOLADO AGUSTINO RECOLETO.

“Desde el día que tomé el hábito, me infundió nuestro Señor tan grandes ansias y deseos del aumento de nuestra sagrada religión, que se lo pedía muy de veras a su Divina Majestad que me parecía a mí que no tenía otra cosa de mayor conveniencia ni más pudiera desear.”


LABOR MISIONAL ENTRE LOS SEGLARES.

“Algunos se aprovechaban de los consejos que yo les daba de que frecuentaran los sacramentos y rezasen el rosario de nuestra Señora, que en algunos casos les enseñaba cómo lo habían de rezar en familia.”

Para cualquier consulta, comunicación de favores o boletines pueden escribir a:

corpus@valnet.es

COVENTO CORPUS CHRISTI
C/ Gracia, 9 GRANADA

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Levantarse

"Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: he pecado contra el Cielo y contra ti" (Lc 15, 18)

Me fijo, hermanos, al final de los ejercicios, en la dificultad y necesidad de esta actitud.

He de deciros que han sido unos días preciosos, llenos de Dios. A pesar de las verdades que tanto le dolían al alma. Han sido mis primeros ejercicios espirituales. Y Cristo ha querido regalarme la primera gran puesta en práctica.

Me encontraba en el e-mail un correo lleno de angustia y desesperación. Me doy cuenta de que cada vez hay más personas desesperadas y los cristianos, cada vez, desesperamos también más. ¿Dónde está la esperanza?

Justamente, es ahí donde más actúa Cristo... si le dejamos. Me he percatado que si somos de Dios en la dificultad, ¿cómo no lo seremos en la bonanza? Nos falta aceptar la Cruz, pero no cualquier cruz, sino la Cruz de Dios. ¿Dónde está nuestra paz, hermanos, sino en la Cruz de Cristo? Es que, hermanos, como intentemos hacer de cualquier cruz la Cruz de Cristo nos engañamos. Abracemos primero la Cruz de Cristo y así abrazaremos nuestra cruz.

El hijo pródigo primero SE LEVANTA. Para ir a Dios hay que levantarse.

¡Alma mía, alza la Bandera de Cristo y no temas, que todo te vendrá de Dios!

Por eso, hermanos, levantemonos. La Virgen tiene la mano tendida y Dios te dará el impulso. Si no, ¿para qué la Cruz? Cristo no te espera, está ya contigo.

Gracias por todas la oraciones por este niño que viene en camino, por aquel chico que vivía en pecado y por la realización de los ejercicios espirituales. Todo ha dado su fruto. Os dejo en manos de la Virgen.

sábado, 4 de septiembre de 2010

El verdadero Alimento

Hermanos, gracias por vuestras oraciones. Están dando su fruto.

Ayer, después de salir del exámen, necesitaba ir a la Iglesia a centrarme, espiritualmente hablando. No era la parroquia a la que solí acudir y sin embargo, allí estaba mi Dios y allí estaban mis hermanos. ¡Qué alegría me da saber que vaya donde vaya, allí donde haya un Sagrario estará Dios y mis hermanos! Cristo cumplió su palabra... con creces.

Pude rezar, contemplar, reencontrarme y agradecer. El momento culmen fue la comunión en la Misa. Y es que, hermanos, es cierto: la Eucaristía es el alimento del alma. Doy fe de que es así. He vivido un verano en el que no tenía acceso a Ella más que los domingos. Esta semana en Granada ha sido un volver a beber cotidianamente de la Fuente. Mi alma rebosaba, estaba en calma. Doy gracias a Dios a cada momento por darSe de esta forma tan preciosa. ¡Vivid la Eucaristía continuamente! Hermanos, si tenemos a Dios tan cerca y está deseando que lo acojamos, ¿por qué ponemos vallas al campo?

Hermanos, hoy, si Dios quiere, comienzo los ejercicios espirituales. Los finalizo el martes por la noche. Así, pues, no podré escribir hasta el miércoles. Durante este tiempo, me gustaría, como siempre, que me tuvierais presente en vuestras oraciones, sobre todo, en los ruegos marianos. A la vuelta os contaré qué tal. Dios quiera que a través de la Virgen me ayuden a ser más de El, más a imitación de Ella. Quiero tanto a Cristo... Gracias, como siempre. Este pobre corazón no para de pedir a María que siga estando pendiente de vosotros. Hasta pronto hermanos.

jueves, 2 de septiembre de 2010

La noticia (I parte)

¡Tengo un nuevo sobrino o sobrina jeje!

La noticia, hermanos, me llegó de sopetón. Una prima hermana mía, después de muchos años, se ha quedado embarazada. Tengo, así, un sobrino de dos meses que, si Dios quiere, dentro de siete meses podremos tocar, abrazar y besar.

En este caso, damos todos gracias a la Virgen del Carmen pues ha sido Ella la encargada: fue ponerlo en sus manos y esta nueva vida estaba en camino. Desde aquí, me gustaría dar las gracias a mis primos por darme el privilegio y la responsabilidad de ser el padrino de este primer hijo o hija. Desde el día en el que me enteré me puse manos a la obra para que a través de mí esta nueva vida sea más de Dios. Y para eso, necesito de vuestra ayuda. Quisiera contaros antes algo.

Vivo en un pueblo pequeño de Jaén en el que todos nos conocemos, sobre todo los vecinos de cada calle. Un día, viniendo del instituto me dijo una vecina que su nuera estaba embarazada. ¡Bendito sea Dios! Esta chica es la novia de mi vecino, hijo de esta señora. Todos estabamos muy contentos, la verdad. Yo había ido con ella al colegio algunos años. Le perdí la pista cuando dejó de ir al instituto pero retomamos la relación cuando comenzó a salir con este vecino.

Ni corto ni perezoso fui a darle la enhorabuena... que no sé yo si era muy buena para ella. Ante esto, me propuse animarla. Cada vez que volvía del instituto me la cruzaba y le preguntaba que tal. Poco a poco se le iba notando el embarazo. Yo disfrutaba y ella comenzó, o eso me pareció a mí, a disfrutar. Cuando habían pasado unos pocos meses, le dije un día: "Bueno, ya tres meses que tiene tu hijo... o tu hija". Me sonrió y sin decir nada, se metió a casa.

Comimos, subí a echarme un poco la siesta y al bajar me llamó mi madre:

"A venido la vecina a pedirte perdón"
-¿A pedirme perdón?
"Sí, hoy te ha mentido"
-No, hoy no me ha hablado.
"El caso es que ha abortado. Ha venido a pedirte perdón por no habertelo dicho. Estaba mal."
-No debería haberme echado la siesta.
"No sé si ha sido natural o no. No quería hablar".

Y a día de hoy, no sé si fue intencionado o no... Nunca me ha hablado de eso y supongo que nunca lo hará. Este tema me turbó bastante porque me di cuenta de dos fallos: ella pensaba que yo iba a estar enfadado y por eso nunca me ha dicho nada; además, no pusimos este niño en manos de la Virgen.

El primer fallo se debió a mi ímpetu por animarla, el segundo a mi falta de amor al cielo y al niño.

Por esto, me gustaría pediros un favor: encomendad a mi futuro apadrinado a la Virgen. Pase lo que pase, estará cuidado por Ella. Hasta que no cuente con 9 meses de vida y pueda tocarlo, es lo único que puedo hacer por él, rezar. Además, rezo por los padres, sin duda. Gracias por vuestra ayuda. Y rezad también por este vecinito que no llegó a nacer. Todos los días pido por él. Yo, como siempre, ruego a María para que os tenga presente ante Dios. Gracias por todo, de corazón.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Esta cruz no es Cruz

¿Acaso, Señor mío, no soy yo indigno de tu Misericordia?
Pero, ¿no es verdad que Tú prometiste estar con nosotros hasta el fin del mundo?

Yo me acerco, Padre, y Tú parece que te escondes.
Mas no hay escondite para la Verdad.
Entonces, abrásame.
Pues si no te veo mis ojos tienen la culpa.
Tu luz me ciega.
Bendita ceguera.

¿Quién puede resistirse a Ti?
Tu me amas y eso me basta.
No te entienden, luego no te hallan.
Que el entendimiento del alma es bien distinto.

Hay quierenes dicen, bendito Amado,
que sigamos clavandonos en nuestra Cruz.
¿Es que no son tus clavos amorosos?
¿No se nos dará el ciento por uno?
¿No es tu yugo llevadero y tu carga ligera?
Mi corazón es tuyo.
¿No será, mi Rey, que esta cruz no es Cruz?
Este clavarme no es morir en Ti, es morir sin Ti.
Así, pues, esta cruz no es Cruz, sino muerte al Cielo.

Y supe, Señor, la falta de mi consuelo.
¿Cómo ibas a consolar en quien buscabas consuelo
y no te proporcionaba mas que duelo?
Bien sabes que sin Ti no puedo, que sin Ti me muero.
Tornarás esta muerte en vida, pues aún así eres consuelo.

Amado mío, gran Amado mío,
seré tu alivio pues Tú eres el mío.
Que tu Cruz sea mi cruz
y tu muerte mi vida.
Pues la cruz elegida no es tu Cruz para mí escogida.

lunes, 30 de agosto de 2010

Madre Antonia de Jesús I (en proceso de beatificación)



La Venerable M. Antonia de Jesús, nace en una época en la que se pensó en Dios con una intensidad como nunca antes ni después volvería a ocurrir en España. Era el siglo de Oro.

El s.XVII estuvo lleno de monjas que por impulso propio y sobre todo bajo presión de sus directores espirituales escribían autobiografías.
Algunas dejaron sus obras manuscritas, como ha ocurrido con la M. Antonia de Jesús.
Sus escritos y la memoria de su vida han sido conservados durante tres siglos, como reliquias en los conventos por ella fundados.

Antonia de Jesús nos narra sus experiencias fundacionales en nueve cuadernos que escribió en la Villa de Chiclana de la Frontera Cádiz, su penúltima fundación.
Los cuadernos nos narran la obra fundacional de Antonia desde que nace en ella la vocación religiosa a la edad de 19 años hasta los primeros años de la fundación de Chiclana. Abarcan un periodo de treinta y nueve años comprendidos entre 1631 a 1670.

VIDA (I)

ANTONIA DE JESÚS , en el siglo ANTONIA LÓPEZ JIMÉNEZ, nació en Pastrana (Guadalajara) el 24 de junio de 1612. A la edad de 6 años marcha con su familia a Granada.

Miembro de una familia profundamente cristiana en la que todos sus componentes, al margen de su sexo, desde la más tierna infancia accedieron a la lectura. Desplegará durante toda su vida una gran inclinación hacia el estudio, como nos indica en sus escritos.

Su encuentro con Teresa de Jesús, seguramente a través del libro de su vida, motivarán su vocación religiosa. El 24 de junio de 1634, a la edad de 22 años, tomaba el hábito de beata de San Agustín, en la iglesia del convento recoleto de Nuestra Señora de Loreto, en el barrio del Albaicín granadino.
Dos años más tarde, el dos de abril de 1636, daba comienzo su experiencia de vida religiosa en comunidad fundando su primera casa, el beaterio del Albaicín, próximo a la casa de los recoletos, al frente de la cual estará durante 7 años. El beaterio sería transformado en convento el 10 de octubre de 1668 integrándose en la Recolección de forma oficial el 30 de noviembre de 1676. Continuará....


ESPIRITUALIDAD I

ABSOLUTA E ILIMITADA CONFIANZA EN LA PROVIDENCIA DE DIOS.

“Me alentaba en la esperanza de la Providencia de Dios de tal suerte que les decía a las compañeras hermanas, no tienen que temer que les falte nada de lo temporal, que Dios lo está cuidando”.

POBREZA EVANGÉLICA Y SENCILLEZ EN LA FORMA DE VIDA.

“Nuestra comida era lo más ordinario pan y agua, y el día de mucho regalo, hierbas cocidas y aunque mi padre nos enviaba otras cosas como pescado y huevos gastábamos poco en casa, porque se daba a los pobres.”

INTENSA VIDA DE ORACIÓN Y RECOGIMIENTO.

“Teníamos todos los días muchas horas de oración y a las doce rezábamos los maitines y teníamos después un hora de oración y los días de fiesta había de ser todo el día y la noche. “
"Es gran medio la oración para conseguir grandes cosas cuando se hace con fe y esperanza."


PRESENCIA CONTINUA DE JESÚS SACRAMENTADO.

“Dábanles licencia para que recibiesen a nuestro Señor todos los días, que por este medio conseguían la fuerza y fortaleza…y fue este Señor Sacramentado, toda nuestra fuerza, nuestra conversación, nuestra guía, nuestra defensa y nuestro bien.”


DEVOCIÓN A LA VIRGEN Y A LOS SANTOS.

“Fue menester la intercesión de muchos santos, y sobre todo de la Reina de todos los santos que Ella fue la principal intercesora a quien de noche y de día clamábamos en especial rezándole su rosario con mucha devoción a coro todas se lo rezábamos todos los días.”

sábado, 28 de agosto de 2010

La elección de los hermanos

Hoy celebramos el nacimiento en el cielo de San Agustín. Quiero felicitar a todos los que os llamáis Agustín y a todos aquellos que de una forma u otra siguen la espiritualidad agustiniana. Desde aquí mi más sincera felicitación con todo el corazón.

Como sabemos son muchas las órdenes que siguen la regla de San Agustín. He tenido la gran suerte de conocer a comunidades muy santas que siguen esta regla, ya no en teoría, sino también en práctica, es decir, que hablar con ellos es adentrarse más en el corazón de San Agustín y del mismo Cristo.

Este verano he tenido la oportunidad de leer las “Confesiones”, obra autobiográfica escrita por este santo. Es ahí donde descubrí la “espiritualidad del corazón”. Como consagrado al Corazón de Cristo podría contaros muchísimas cosas que he descubierto gracias a esta santa lectura. Pero hoy creo que es más importante que os hable del otro gran descubrimiento.

A menudo me pregunto cómo vivir más fielmente la vocación en medio de este mundo. Reconozco que las primeros capítulos del libro, me turbaron muchísimo. Lo mismo me ocurrió con San Francisco de Asís. Pero, en ambos casos, sentí una gran felicidad cuanto más profundizaba pues veía la forma que tenía Dios de actuar.

Me da la sensación de que cuando vemos unas vidas llenas de tanto pecado y que luego tanto se llenan de Dios y de virtud, hacemos una lectura rica pero una práctica pobre. O eso es al menos lo que a mi me ocurre.

Gracias al grandísimo Amor de Dios, ellos fueron recibidos en su Corazón a pesar de los pecados. Y tanto supieron aprovechar esta oportunidad, que son ejemplos hoy día. Así, pues, tenemos una forma genial de vivir nuestra vocación de una forma más fiel al Evangelio: el hermano pecador. Es ahí donde tenemos una gran oportunidad de amar a Cristo.

¡Podemos aprender muchísimo! Creo que poco me equivoco cuando pienso que acoger es el verbo que menos practicamos. Acoger al pecador nos cuesta, mucho. La caridad intentamos llevarla a la práctica con los hermanos de la parroquia, con la familia e incluso con los pobres o los enfermos. Ahora bien, ¿y con los pecadores? Debo reconocer que más de una vez he querido confesarme y han tenido que pasar muchos días hasta ver a un sacerdote en un confesionario tanto aquí, en Granada, como en Madrid y en mi pueblo. Pues bien, si vemos estas cosas, podemos cambiarlas. Aquel que molesta es aquel por el que vino Dios a la Tierra.

Despreciar al pecador nos crea una doble sensación: pensamos que nosotros no somos “tan pecadores” y eso nos lleva una altivez para nada cristiana. Os animo a que acojamos a nuestros hermanos pecadores, y con pecadores me refiero a todos, sin ninguna excepción, a todos los hermanos, sin discriminar a uno u a otro. Todos somos pecadores, no sólo los que se les conoce públicamente el pecado.

Os encomiendo a María, refugio de los pecadores. La vocación sólo tiene sentido si va orientada a los hermanos, a todos los hermanos.